Mi experiencia con las cámaras

Un arroz… un recuerdo
diciembre 19, 2016
La salsa como hilo conductor
enero 10, 2017
Ver todas

Participar en un programa como Masterchef me abrió la mente hasta un punto inimaginable. “Me presento a lo loco y a ver qué pasa” me dije, antes de pulsar al botón de enviar la solicitud de inscripción al casting. Nunca imaginé que ese botón me estaba lanzando a una vorágine de ambiciones y objetivos autoimpuestos que quiero cumplir.

¡Enhorabuena! Has sido seleccionado para acudir a las fases finales del casting en Madrid”. Esa frase marcaría un “me gustaría entrar” a un “necesito entrar” obsesivo que me quitarían a unos segundos de ser concursante de Masterchef España 3 con un “lo siento, tienes que dejar la cuchara” de un Jordi Cruz que me abriría las puertas más tarde para trabajar junto a él en el ABaC de Barcelona.

Esta experiencia me hizo dar cuenta de que quiero más, quiero ser el mejor cocinero que pueda llegar a ser. ¿Top Chef? … “Voy a probar”, me dije.

De nuevo me llega la llamada: “¡enhorabuena! Has sido seleccionado para los casting finales en Madrid”.

Ese viaje en tren fue muy distinto al que hice en el anterior programa. Voy a ir a divertirme, a aprender algo más, y que sea lo que tenga que ser. 80 personas reunidas en una sala, nerviosos, una persona de la productora nombrando a los participantes de la próxima edición de Top Chef, y yo, de nuevo, fuera de la lista.

Estoy feliz por todo el trabajo realizado, pero quiero más, mucho más, y no soy de los que dejan que las cosas le caigan del cielo. No son las cámaras, son las experiencias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.